El vino tinto como cosmético


El vino tinto como cosmético

Es creciente la preocupación de las personas por su salud y belleza, y de acuerdo a las investigaciones acerca de los ingredientes que contienen algunos cosméticos convencionales, se elaboran en su mayoría con sustancias perjudiciales para el organismo. Así que actualmente es creciente el número de personas que optan por productos más naturales. Y es que, desde tiempos inmemoriales, el vino ha sido un componente esencial, tanto para consumo humano como para diferentes usos cosméticos. 

¿Qué beneficios tiene el vino tinto como cosmético?

  • Es un hidratante natural: El vino tiene más poder antioxidante que la vitamina E, y al mismo tiempo que hidrata la piel, favorece la retención de su hidratación a lo largo del día.
  • Es antioxidante: Sus componentes evitan la oxidación celular, lo cual tiene un efecto de aclarado en el tono del cutis, al mismo tiempo que potencia el rejuvenecimiento de las pieles maduras.
  • Devuelve la firmeza: El vino es un excelente tonificador del rostro.
  • Combate el acné y el cansancio de la piel: La uva tiene propiedades antisépticas y anti-inflamatorias en sus componentes naturales, es por ello que ayuda en la limpieza de los poros, a la vez que forma una barrera protectora en la piel para evitar su contaminación. También favorece la circulación sanguínea, lo que te permite tener un rostro más oxigenado y despierto.
  • Como anticancerígeno, antienvejecimiento y antiarrugas, es potente: Difumina las arrugas existentes, previene el envejecimiento de nuestras células, proporciona elasticidad y firmeza a las pieles de entre 30 y 40 años, es efectivo contra los radicales libres y su efecto en la piel es mejor que el de la vitamina C, muy usada también a nivel dermatológico. Es por eso que la vinoterapia, ya sea en tratamientos de belleza o como ingrediente base en cremas y sérums, ha traído tan buenos resultados a sus usuarios.


"Por ello, el vino tiene múltiples beneficios si lo consumimos pero también podemos realizar tratamientos de belleza con él sin necesidad de ingerirlo."


Mascarilla para el rostro

La edad no pasa desapercibida y se hace notar en nuestra piel con arrugas, líneas de expresión o manchas que el paso del tiempo ha decidido dejar sobre nuestro rostro. Pero podemos reducirlos con una sencilla mascarilla a base de vino tinto y miel, que se aplica sobre el rostro durante media hora. Cuando se retire la mezcla del rostro con agua tibia, se debe aplicar sobre él crema hidratante para que el efecto perdure. Esta mascarilla se puede aplicar dos veces por semana.

Aporta a tu cabello brillo y fuerza 

Si te tienen maltratado tu cabello y haz notado que presenta un aspecto triste y apagado, se le puede dar una dosis de energía con un tratamiento de vino. Se realiza una mezcla de vino tinto con aceite de oliva y aloe vera hasta conseguir una mezcla consistente. Se aplica sobre el cabello alrededor de 20 minutos, con un suave masaje para el cuero cabelludo y se enjuaga con abundante agua y el champú convencional.

Anticaspa

Existe una mascarilla casera que frena la aparición de la caspa. Se trata de realizar una mezcla de vino tinto, ajos y una cucharada de mantequilla. Todos estos productos juntos, se trituran para que quede un puré, se calienta para que ayude a deshacerlos y que adopten un aspecto consistente y lo aplicamos por la raíz del cabello durante media hora. Posteriormente, lavamos con abundante agua y champú para eliminar por completo la mascarilla y el olor. Conviene utilizar esta mascarilla al menos una vez a la semana para que los resultados sobre la caspa sean visibles.


Por último, es importante mencionar que existen ya muchos productos en el mercado que puedes conseguir fácilmente, que contienen vino tinto en su fórmula, sin embargo, ten cuidado y verifica antes de tu compra que no contengan algunos otros ingredientes perjudiciales para tu salud y que sean 100% naturales.

Escrito por: Rosario Brito   18 de octubre, 2018   12:58 pm